18 oct. 2008

Los Horadadores

LOS HORADADORES

La escultura natural malea las horas y vuelve al dibujo desde su otro extremo: el borrador; deconstruyendo y reconstruyendo con el paciente y meticuloso trabajo del tiempo y sus aliados: viento, agua y fuego, la presencia que habita en el espejo. Como labradores en caótica secuencia, fragmentan los granos de arena y piedra hasta convertirlos en almas. Luego, aparece uno nuevo, predecesor, distinto al primero, en continuo movimiento, con vida y vuelo autónomo.
Este es el espíritu del que se emula el atento escultor, son las fuerzas en propósito común: la metamorfosis del cuerpo tierra, que habla de aquello que nos modifica, que nos degrada poco a poco, naturalmente y que testa lo fugaz de la compañía del tiempo. Somos horadados por el bello y cautivador espacio que cobra la estadía en su terreno y te apropia tal como lo hace con la piedra y la montaña, eres barro para malear y aunque no es la primera vez que te toca, en esta ocasión estas en compañía de otros más grandes que han recibido mucho antes que, su poderosa caricia.

MIGUEL ANGEL GELVEZ
Bucaramanga-Colombia


No hay comentarios: