26 nov. 2011

SOBRE ESTORAQUES, NYDIA GUTIERREZ Y WALTER GOMEZ



INTRODUCCION

El territorio por excelencia del arte es la divergencia, la discusión y la duda, así que esta reflexión forma parte de una respuesta a la publicación lanzada al espacio virtual por el blog artistaszonaoriente.
Esta carta presenta no una defensa, sino más bien asumir una posición de parte de las personas que hemos visto los propósitos, acciones y espacios que ha propiciado una persona de un gran valor ético, profesional y humano como es Nydia Gutiérrez y por lo tanto, defendemos su trabajo y gestión dentro de la región oriente.
          

SOBRE ESTORAQUES, NYDIA GUTIERREZ Y WALTER GOMEZ
Por: Walter Gómez
·         Con Estoraques iniciamos un camino hacia la excelencia de nuestros proyectos y procesos de investigación - creación, dado que hasta ese momento, no habíamos tenido la figura de la curaduría de forma diferenciada.
·         La integración fronteriza ha sido un propósito y una fuerza dentro de nuestros esfuerzos por consolidar una región más extendida y amplia. Convocatorias como Valija Memoria Viajera, Bolívar, gesta de un libertador, Espacios Alternos, Ensimismos, fueron proyectos construidos desde la amistad con sus derroches de fraternidad y de ayuda mutua y no desde una mirada mas objetiva mediada con procesos curatoriales. Sin embargo, sentíamos que algo esencial faltaba en nuestras exitosas convocatorias en estos procesos para que los proyectos, tuvieran una mayor visibilización y cualificación frente al resto del país. Si hacemos un ejercicio de autocritica nos faltó mayor solidez conceptual – curatorial, a pesar de nuestros esfuerzos por consolidarlas.
·         La curaduría de Estoraques no fue un acto de encantamiento frente a Nydia Gutierrez, sino un acto de madurez y capacidad para auto inventarnos, ya que sabíamos que “algo” faltaba y sigue faltando, a pesar que se diga lo contrario, dentro de nuestros procesos.
          
·         ¿Cuáles son los procesos o proyectos que vienen jalonando los artistas que estan haciendo circular un malsano documento que esconde a sus firmantes? El escrito practica todo lo que denuncia de una forma grosera y poco objetiva: se dice que la curadora nos ignoró en los créditos de Estoraques y sin embargo, en su escrito ignoran a Miguel Ángel Gelvez como parte de ese proyecto. Se desconoce la importancia de Miguel Ángel, que fue la única persona del comité coordinador que mantuvo una comunicación permanente con la curaduría, cuyo trabajo de producción y posproducción es una responsabilidad compartida.
·         Asumo que luego de la convivencia, en las cruciales fases posteriores de preparacion de la exposición, tanto Nacho Cáceres como yo, estuvimos ausentes o perdidos y que fue a mi manera de ver el punto de quiebre con la curaduría, quizás por razones que hasta donde sé, tuvieron que ver con la falta de diligencia y operatividad de los recursos que daba la gobernación de Norte de Santander. Sobra recordar que el responsable del trámite y manejo de esos recursos fue Ignacio Cáceres, dineros que se envolataron y se llenaron de hechos confusos, asuntos que no vale la pena ahondar, pero que sucedieron.
·         Declaro de forma positiva que las artes plásticas en Cúcuta, están en una “bella crisis” que ha tocado a todos por igual y que vista desde afuera era necesaria; los sistemas terminan por anquilosarse, debilitarse y quebrarse por donde menos se piensa, pero de allí todo se renueva, y en el arte esto se hace mucho mas evidente. Gracias a estos sucesos es que surgen nuevos nombres, nuevos procesos e inéditas miradas, y para beneplácito de muchos y tristezas de resentidos, surgen otros artistas y proyectos  llenando de vitalidad y de renovación el medio artístico.
·         Las crisis de crecimiento deben servir no tan solo para despotricar contra las personas, sino también para hacer una evaluación a las instituciones oficiales y sus políticas culturales y de gestión que desde hace años lastiman los verdaderos intereses de los artistas y proyectos regionales; parte del enfriamiento de Estoraques, se debió a todo este asunto burocrático.
·         Pero puedo decir que si bien trabajo por momentos con el Ministerio de Cultura (no tengo contrato de exclusividad con ellos), soy un gestor en permanente discusión y negociación, ya que mis labores e ideas no paran de fluir y avanzo pese a la ceguera de muchos de nuestros jefes culturales.
·         Generar actividades alternas y paralelas al Salón Regional es una aspiración y no una forma de debilitamiento de los mismos. Mi gestión allí, ha ido siempre en aumento en cuanto a los recursos asignados tanto por el IMCT como por la Gobernación de Santander. Y vale la pena agregar que cuando ésta última institución apoya el Salón Regional, se me niega cualquier otra gestión de orden particular, sobre lo cual tengo mis derechos como todos los ciudadanos.
·         ¿Será posible que la palabra “particular”pueda implicar falta de ética si lo “particular” es: llevar a 30 personas durante tres días con todos los gastos pagos a un sitio tan maravilloso como la Playa de Belén, contar con la charla y presencia del maestro Eduardo Hernández, el diálogo profesional y horizontal del acompañamiento curatorial de Nydia Gutiérrez, el taller del maestro Saúl Meza con su proyecto ganador de un Premio Nacional de Fotografía con el tema de los Estoraques, nuestro compromiso con los artistas locales y venezolanos, quienes pese a las dificultades que ya todos sabemos o intuimos, fueron nuestros invitados especiales, dando así coherencia a nuestra política de fronteras?. Parece que es fácil olvidar que construimos una proclama y la socializamos frente a la misma Ministra de Cultura y Nacho Cáceres fue nuestro interlocutor elegido para tomar la vocería frente al tema de fronteras en la reunión de Ocaña.
          
·         El paisaje como concepto no lo inventó ni Germán Toloza, ni Eduard Velasco, o ¿En adelante habrá que pedirles permiso para crear o reflexionar sobre paisaje, cuerpo, política y espiritualidad? La idea de nuestro proyecto era que el paisaje de alguna forma nos transformara y por lo tanto, fuimos a VIVIR a manera de ritornelo, el Parque Nacional de los Estoraques y si bien no se trata de ser obvios, pero si vamos a sumergirnos en el paisaje, si me involucro frente a él ¿será para divagar sobre las señales de transito de las ciudades?
·         Si se entendió Estoraques como una copia de uno de los ejes temáticos de la curaduría “De aquí y del otro lado”, quiero recordar que Estoraques nació conceptual y vivencial, mucho antes de la propuesta de Germán Toloza. Felizmente coincidió con los tiempos del Salón Regional -cuyo proceso era un momento ideal para hacerlo. En Estoraques hablamos de geoesteticas, charla que fue impartida por el maestro Eduardo Hernández. ¿Aparecerá una sabiduría ponzoñosa que diga que entonces le copiamos al Salón Nacional su eje de discusión principal: las Geoestéticas del Caribe?
·         ¿Hace cuanto tiempo perdió el respeto, quien no puede contener sus verborreas difamantes y llenas de doble sentido, ya sea contra Luis Duarte, Jorge Torres, Maestro Aponte, Jorge Roa, Corpocides, Oscar Salamanca, Gerardo Becerra, Miguel Ángel Gelvez, Edgar Suarez, los curadores de todos los regionales, Nydia Gutierrez, Susana Quintero o mi persona?







2 comentarios:

PEDRO MIGOR dijo...

El corpus del discurso implícito en la imagen no honra apropiadamente el carácter de las artes finas contemporáneas. Retorica del subdesarrollo plagado de conceptualizaciones políticas. El problema fundamental es mucha improvizacion y poca investigacion.
Peter Migor.

PEDRO MIGOR dijo...

El corpus del discurso implícito en la imagen no honra apropiadamente el carácter de las artes finas contemporáneas. Retorica del subdesarrollo plagado de conceptualizaciones políticas. El problema fundamental es mucha improvizacion y poca investigacion.
Peter Migor.